HORARIO DEL CENTRO DE TALASOTERAPIA. De lunes a sábado: mañanas: 08:30h a 14:30h y tardes: de 16h a 20h. Domingo: mañanas de 09h a 14h, tardes de 16h a 20h.
Web médica
Tienda
Blog

+34 900 300 255

Peelings químicos


Peelings químicos

 

El peeling químico  consiste en la utilización de sustancias químicas sobre la piel para renovar sus capas y poder así eliminar imperfecciones y favorecer un color uniforme. El peeling consigue una disminución de las arrugas, una piel rejuvenecida y bien hidratada.

 
Los peelings se utilizan para corregir arrugas finas, medias o profundas, para tratar el acné, el fotoenvejecimiento, el envejecimiento cutáneo, la flacidez, la piel grasa, las manchas cutáneas y las queractosis actinicas. Normalmente se utilizan diferentes ácidos: glicólico, salicídico, mandélico, tricloroacético, fenol… Según el ácido empleado se obtendrán diferentes grados de exfoliación. Dependiendo de su profundidad se clasifican en superficiales, medios y profundos.
 
Los peelings superficiales y medios se realizan en la consulta médica de forma ambulatoria, mientras que los profundos se deben realizar en el hospital con un ingreso de tres o cuatro días. Los más utilizados son los superficiales y medios ya que tienen buenos resultados y pocos efectos secundarios
 
El uso del peeling como método de rejuvenecimiento facial tiene ventajas sobre otros procedimientos ya que se puede usar en cualquier tipo de piel y en cualquier parte del cuerpo y además es muy rápido de realizar (30 minutos), los efectos son inmediatos, produce gran satisfacción en el paciente y es muy económico (de 60 a 80€)
 
Los peelings superficiales (ácido retinoico) se utilizan para mejorar el estado general de la piél y aumentar la luminosidad. Los peelings medios (ácido glicólico) se emplean para corregir arrugas finas: código de barras en labios y patas de gallo. Los peelings profundos (fenol y TCA) son para corregir arrugas profundas y cicatrices del acné.
 
El número de sesiones varía según la patología a tratar, su severidad y factores individuales de cada paciente. Los peelings para aportar luminosidad o superficiales se realizan unas seis sesiones cada quince días cada dos ó tres años. Los medios se realizan cada dos meses en un año. Los profundos se hacen una vez al año. Tras cada sesión de peeling es importante evitar la exposición al sol durante dos o tres meses. Tenemos que comentar que existe el riesgo de producir en algunas pieles un tipo de pigmentación permanente por lo que deben ser aplicados por médicos experimentados y tras realizar una buena elección del ácido según la experiencia personal.
×
¿Necesitas ayuda?

Nosotros te llamamos. Deja aquí tu teléfono y dinos cuándo

Iniciar