Benicassim, musica, playa y amigos

  • El: 22.04.2013 15:48:51

Reedición de artículo escrito por Matías Antolín para el Diario Palentino el 5 de Julio de 2004, sobre sus veraneos en El Palasiet.

 

Silba el verano con su canción de bochorno y botijo. ¡Socorro... las vacaciones! Mi prójimo, con vocación de cangrejo, se tumba en la arena de una playa e intenta cambiar de piel como las serpientes.

Mi veraneo, más que una búsqueda, es una huida. Huyo de la ciudad a oír el gorjeo de los pájaros, pero no puedo evitar a esos ejecutivos sin corbata, con su oreja pegada al teléfono. Son gente robotizada, en cuanto les cambias la clavija, su cerebro descarrila. No soporto a estos papagayos de labia resabiada y pensamiento torturado. Acercan el móvil a las partes pudendas, dice Francisco García, director de "La opinión de Zamora", pone en peligro la masculinidad. El que avisa no es traidor. Los dos estamos dispuestos a hacer una huelga de móvil caido antes de que el móvil provoque caidas más irreparables. Paco siempre da en la diana con sus comentarios.

Me gustaría ser Homero para contar mi odisea de estío. Como soy de Tierra de Campos, cuando veo el mar, se me queda cara de besugo, pero no iré al psiquiatra aunque tenga la autoestima talada que me hace sentir como un bonsái ante esos grandullones chulos de playa. Siempre busqué gimnasios para vagos porque el ejercicio me cansa. Correr es de cobardes. No quiero agujetas. Un amigo mío ha descubierto la electro estimulación, método que trabaja los músculos sin esfuerzo. Hacer pesas es muy pesado y aburrido. Además, las bermudas me parecen un desagradable incidente estético y la luna me sabe a poco en estos días tórridos. No me encuentro a gusto en mi piel. En días de sofoco, mi cuerpo pide a gritos la palabra relax.

Necesito estimular mis puntos reflejos, combatir tensiones, buscar la armonía a mi organismo, borrar el estrés, atenuar mi agotamiento físico y psíquico. Cada año encuentro en El Palasiet de Benicasim el bálsamo contra mi ansiedad. Un verano más regreso a mi rincón de Costa Azahar. Desde que tengo canas en mi biografía, busco el turismo de salud y desde hace años soy huésped del Hotel Termas Marinas el Palasiet, lugar que mantiene el liderazgo en nuestro país en tratamiento de Talasoterapia, gracias a la estupenda dirección de los hermanos Pablo y Joaquín Farnós. Tengo los huesos de mi pensamiento con artrosis, pero gracias a los sabios consejos del doctor Joaquín Farnós,, ex consejero de Sanidad de la Comunidad Valenciana, me relajo con mis duchas cervicales, hidromasajes de algas, masajes, presoterapia, baños de barro, asesoramiento nutricional, sauna finlandesa, gimnasia...

No sé si he alcanzado la edad madura de mi juventud o la juventud de mi madurez, pero me encuentro a tope. En este rincón del Mediterráneo mi hipertensión baja más que el prestigio del futbolista Raúl González. Mi cuerpo aún puede poner freno al desenfreno del deterioro (obesidad, alopecia, inseguridad, gatillazos...) El cuerpo es una escultura que hay que pulir, moldear, corregir, cuidar. Los huesos, esas vigas de nuestro edificio corporal, ya me dan algún chasquido, pero por estas fechas mi biología se anima y se lanza a una mareada de sensaciones, a un baño de música.

Desde hace diez años, tiene Benicásim una cita con el Festival Internacional de Música Independiente. El célebre FIB. Centro musical de Europa a primeros de Agosto. Arde esta ciudad mediterránea. Alrededor de 40000 transitan por allí. Las calles se inundan de humanidad; en ellas se pulsa el latido de la fraternidad entre los pueblos. Jornadas de convivencia. Música viva con lmejor música independiente del momento, el pop anglosajón más clásico o las vanguardias experimentales más reconocidas. Una locura de sensaciones creada por los hermanos Morán (Miguel y José Luis). Ninguna campaña publicitaria podría superar el impacto que consigue el FIB, que es un valor turístico imprescindible para Benicásim. Este año viviré con Ingrid y mis amigos citados cinco días y seis noches a tope. Imbuido en un ambiente festivo, lúdico, joven, vitalista... La organización es de primerísima división. Detrás está Fernando Zábala, un hombre diez que posee un talento natural para organizar todo tipo de eventos. Buen profesional, mejor persona. Este año se celbra la décia edición los días 5, 6, 7 y 8 de agosto con una retrospectiva que contará con la presencia de Lou Reed, Brian Wilson (líder de los Beach Boys), Paul Weller, Love... Estamos ante el festival español con más reconocimiento en el extrajero. Entre el romanticismo y la bohemia, yo también soy fibero.

Además de los conciertos, se puede participar en selectos programas de teatro, danza, pasarelas de moda, exposiciones de arte, concurso de cortometrajes... El FIB es seducción total. Benicásim me arrebata y El Palasiet es mi casa de verano gracias a la hospitalidad de la familia Farnós de los Santos.