El modelo Alzira en auge en Madrid: Una justa reivindicacion

  • El: 30.11.2012 16:09:47

 EL MODELO ALZIRA EN AUGE EN MADRID

Una justa reivindicación

Dr. Joaquín Farnós Gauchía

Conseller de Sanitat (1995-1999)

 

 

Pasados trece años desde la creación del famoso modelo Alzira de gestión sanitaria (sistema que introduce la gestión privada en un servicio público sanitario universal y gratuito), me veo obligado a reivindicarlo. Y lo hago, más que por mi interés personal,  para evitar que otras personas o instituciones financieras se apropien de la innovación que supuso este modelo de gestión en el que tantos trabajamos, cuando ni siquiera intervinieron en su diseño y en su proceso fundacional. Me refiero a la empresa Ribera Salud y a su gerente, Alberto de Rosa, que ni siquiera participaron en el diseño de este modelo tan innovador como exitoso en el ámbito de la gestión sanitaria.

 

El modelo se creó en 1999 por la Consellería de Sanidad en el gobierno valenciano que presidió Eduardo Zaplana, al que le debo toda mi gratitud por haberme permitido introducir este sistema de gestión empresarial en la política sanitaria valenciana. Pero sobre todo, debo reivindicar el modelo por trabajo magnífico de todo el equipo de la Consellería, que estuvo formado por Juan Oliver, Marciano Gómez, Roberto Roig, Rubén Moreno, Francisco Bueno, José Rico, Vicente Rambla, Diego Castell y muchos más que trabajaron con gran sacrificio para mejorar la salud de todos los valencianos. Un trabajo que también tuvo un gran protagonista,  en la entidad sanitaria española Adeslas, con su director el doctor Antonio Burgueño, que fue el alma y animador de aquella innovación sanitaria en 1999.

 

Leo en algunos medios de comunicación que este modelo Alzira “cala en la sanidad pública”, sobre todo en Madrid, con el gobierno de Esperanza Aguirre desde el principio y ahora con el de Ignacio González, quienes están propiciando la creación de más hospitales utilizando este sistema. Ello me llena de orgullo. Que aquella idea que llevé a cabo con mi equipo y en el gobierno de Eduardo Zaplana sea toda una realidad y un éxito ahora, en medio de una dramática crisis económica, supone una gran satisfacción, ya que antes de aplicar recortes económicos los poderes públicos deben proporcionar una mejor y eficaz gestión económica.

 

El modelo Alzira no ha sido tampoco el símbolo de la innovación sanitaria de todo el Partido Popular, pues debo recordar como en 1999 cuando se aprueba, con una oposición beligerante y agresiva del PSOE y los sindicatos que no dudaron incluso en llegar a agredirme físicamente en el acto de presentación de este modelo de gestión en el salón de actos de la casa de cultura de Alzira, no todos los responsables políticos de mi partido lo apoyaron. El entonces ministro de Sanidad en el gobierno de José María Aznar, José Manuel Romay Becaria, y su responsable del Insolad, el hoy presidente de Galicia,  Alberto Núñez Feijoo, se opusieron a la creación de este nuevo modelo, presionando directamente al presidente de la Generalitat, Eduardo Zaplana, para que lo retirara. Este modelo se adjudicó para gestionar el Hospital de la Ribera a la UTE Ribera Salud, siendo el doctor Antonio Burgueño el que valencianizó la sociedad adjudicataria con la inclusión de Bancaja y Caja Carlet, con una participación del 49%. Los actuales directivos de Ribera Salud llegaron después de que el modelo estuviera creado y adjudicado y puesto en funcionamiento por el doctor Burgueño.

 

Por eso no es licito y ético que algunos se apropien de la creación de algo que otros hicimos. Yo sé que el Hospital de la Ribera y Ribera Salud están funcionando muy bien pero esta entidad no creó el modelo Alzira, de gestión privada de un servicio público, que trece años después sigue utilizándose en España y en el extranjero con gran éxito. Dicho sea en justicia, sin acritud, y como homenaje a aquellos que lo hicieron posible.

 

Con su decisión, estos días el gobierno de la autonomía de Madrid ha decido ampliar la gestión sanitaria, según el Modelo Alzira, a otros hospitales. Primero fue Esperanza Aguirre la que inspiró este modelo en Madrid y ahora por Ignacio Gonzalez, su actual presidente. Como es natural la decisión ha sido adoptada gracias al auge del Modelo Alzira, que no solamente reporta un importante ahorro económico sino también una mejora en la prestación sanitaria.

 

Como ocurrió con el Modelo Alzira en el hospital de la ribera de Alzira es la izquierda y sobre todo los sindicatos los que hacen una oposición violenta por el mero hecho de perder privilegios, como es una importante disminución del número de liberados y sobre todo de los ingresos monetarios sindicales. A la izquierda y sobre todos a los sindicatos les importa muy poco la salud de los madrileños su único objetivo es mantener el auge de los sindicatos.