EL PODER LIBERADOR DE LA RISA

  • El: 10.08.2010 17:36:49

Noticia aparecida en el periódico Mediterraneo de Castellón y que hemos considerado muy pertinente introducir en nuestro blog

Como cada día, desde el fondo de este mar azul tan lleno de historias y de leyendas, me llegan los mensajes --también los consejos-- con las oleadas del humo de los barcos. Lorenzo dibuja rayistas y crea imágenes tan sugestivas, yo me limito a escuchar mientras construyo torres y castillos de arena que ya se han convertido en habituales entre el Torreón y el Voramar, en este espacio de la Almadraba, que es el escenario de nuestra vida y de nuestros sueños. Todo nos hace recordar viejas y hermosas leyendas. Historias reales en verdad.

Y es que el famoso actor, director y creador cinematográfico Charles Chaplin encarnaba a un monarca en el exilio en su película Un rey en Nueva York que se deja someter a una operación de cirugía estética que, con el pretexto de rejuvenecerle, le convierte en un ser casi irreconocible. Durante un cierto tiempo se le prohíbe reír, ya que cualquier movimiento facial puede abrir las tiernas cicatrices de su rostro. Pero en un restaurante es sorprendido por un número cómico de variedades. Pese a sus heroicos esfuerzos por contener la risa, el rey estalla al fin en una gran carcajada, las costuras de la operación revientan y para alivio del espectador, al romperse la máscara reaparece el verdadero y familiar rostro de Chaplin. Así que no es posible imaginar una expresión más certera y elocuente del poder liberador de la risa, tan recomendable según el humo de los barcos que nos acompaña cada día.

Toda esta historia me recuerda lo populares que han sido siempre los tratamientos faciales, las máscaras como instrumento de curación, los más sofisticados métodos que a través del tiempo se han inventado para mejorar nuestro aspecto físico, tal vez para ser más atractivos ante los ojos de los demás. No puedo olvidarme de el Palasiet, que forma parte de nuestro entorno visual y que goza de un merecido prestigio entre quienes mantienen la ilusión por envolverse con algas marinas o lodos con sales minerales. Los medios informativos nacionales exaltan su circuito biomarino y el hecho de la celebración estos días de su 40° aniversario, siempre bajo la tutela eficaz y entusiasta de la familia Farnós. Desde el nacimiento del enclave médico-hotelero, las Termas marinas , recuerdo que yo ya construía torres y castillos de arena en la Almadraba, siempre en espera del humo de los barcos. No me atrevo a preguntarme a mí mismo si podré seguir haciéndolo 40 años más. Aunque no hay que ponerle límites a los designios del Señor.

Y es que en una cadena de medios informativos de habla inglesa, han elegido a Homer Simpson como el mejor personaje televisivo y cinematográfico de los últimos 20 años. Y gracias a una de mis nietas, me toca comer con él, con Simpson, desde hace ya mucho tiempo. Es un modo como otro cualquiera para recordar mis días vividos y mis noches soñadas. Aquellos en que se nos decía que el Palasiet aparecía radiante desde el monte del Gurugú, aunque escondiendo gran número de historias y leyendas de otro tiempo, de antiguas familias propietarias del entorno, de más recientes ilustres visitantes, de gentes que van y vienen frente a ese enclave para sumergirse en la hoy muy famosa vía verde, desde Benicàssim a Orpesa.