EL RENACIMIENTO DE LA CULTURA DEL AGUA

  • El: 13.01.2011 16:50:01
Tras los oscuros y anti-higiénicos años de la Edad Media en el siglo XVI vemos los primeras luces del renacimiento de la cultura del agua con los escritos del médico y anatomista Ambrosié Paré sobre las propiedades antiinfecciosas del agua del mar, prescribiendo baños de mar a sus pacientes por sus propiedades astringentes, recalentantes y deshidratantes.

. Pero fue Inglaterra donde se dio el renacimiento de la hidroterapia marina con la publicación en latín del libro del médico Charles Rusell en 1753 “De tabe glandular; sine de usu aquac marinae in morbis glandularum dissertatio”, que fue traducido al inglés como “The use of sea water in the diseases for glands. Este libro tuvo una gran repercusión en su país y dio lugar al nacimiento de los primeros establecimientos de baños, concretamente fue en Brighton el primero de ellos. Rusell afirma las ventajas curativas del agua de mar:”hace falta beber el agua de mar, bañarse y comer todas las cosas que proceden de esta agua, donde se concentran todas las virtudes”.

En 1790 el doctor Latham crea el primer hospital marino militar. A finales del siglo XVIII existían nada menos que 60 establecimientos de baños en Inglaterra. Eran pequeñas construcciones, directamente sobre la playa. Algo rudimentarias con algunas bañeras, cabinas de vestuarios, cabinas de distribución de ropa de baño y cabina para el médico. También había algunos enfermeros que eran los que ayudaban a los enfermos a tomar el baño.

 

Paralelamente en Francia, en la costa de Aquitania, empezamos a encontrar ciudades balnearias como San Juan de Luz, Biarritz o Bayona. Pero no será hasta el siglo XIX cuando asistamos en este país al nacimiento de la talasoterapia como disciplina y a la creación del primer hotel balneario.