ENTREVISTA CON VICENT POWER DIRECTOR DEL FIB EN EL PERIODICO EL MUNDO

  • El: 18.12.2009 14:56:46

Su hija Sharon ejerce de anfitriona improvisada como mánager del bar Liquid Nation, cerca de Portobello Road, uno de los locales londinenses bajo el mando de su padre, Vince Power, nuevo director del FIB Heineken tras la salida de los hermanos Morán, artífices de la irresistible ascensión del festival de Benicàssim.

Curtido al frente de clubes con tanta solera en Londres como The Mean Fiddler, The Garage, The Forum o Astoria y en festivales como Glastonbury, Reading y Leeds, este irlandés desvela a EL MUNDO sus planes para la cita veraniega próxima a Castellón. Lo hace justo después de completar su autobiografía.

Pregunta. Mucha gente en España está preocupada por el futuro del festival de Benicàssim, ahora que es una marca 100% británica bajo su mando.

Respuesta. A la gente no le gusta los cambios. Llevo toda una vida organizando festivales, no soy un recién llegado. Me encanta Benicàssim, lo vi como un nuevo desafío cuando vendí The Mean Fiddler. Creo que los hermanos Morán dieron con la mejor persona. Soy un hombre de negocios, pero mi motivación es la música.

P. Usted ha dicho que hay un par de grupos españoles buenos, pero que ni siquiera significan para los españoles. ¿Dejará un hueco para bandas del país?

R. Por supuesto. Desde que llegué a Benicàssim, ha habido más nombres españoles en el cartel. No quiero un festival exclusivamente 'british' en España, sin españoles. En la pasada edición, tuvimos más público español que nunca, superando los años en los que actuaron Radiohead o Depeche Mode. Pero, en cualquier país europeo, los grupos que importan al público son americanos o británicos, gente como The Strokes o The Killers.

P. ¿Le llama la atención algún grupo español?

R. Sí, El Mundo.

P. ¿Tal vez se refiere a Los Planetas?

R. ¡Oh!, sí. Los Planetas, ¡muy buenos! Disculpe, mi español no es tan bueno, prometo aprender.

P. Y la línea del resto del cartel, ¿cambiará?

R. El peso en las contrataciones seguirá viniendo de nuestra oficina en Madrid. Yo superviso el negocio. Es una democracia. Puedo ejercer mi influencia con los representantes. El año pasado, probablemente tuvimos el mejor cartel de Europa.

P. ¿Mejor que Glastonbury?

R. Glastonbury es mucho más que un festival de música. Es un espectáculo de variedades, una institución.

P. ¿Iría tan lejos como Glastonbury en cuestión de aforo?

R. No. Benicàssim tiene sus límites: la montaña por un lado, las vías del tren, la autopista. No podemos ir más lejos. Necesitamos mejoras en el camping. Pero el recinto ha llegado al límite de su capacidad.

P. ¿Trasladaría el festival a la Ciudad de la Música que planea el gobierno autonómico de la Comunidad valenciana?

R. Nos interesa. Pero España, como mi país, Irlanda, está atravesando una recesión terrible. No creo que sea una prioridad para las autoridades.

P. ¿Nos puede adelantar nombres del cartel del próximo año?

R. Sería injusto adelantárselo, ¡los patrocinadores me matarían! Combinaremos nombres nuevos y algunas leyendas.

P. ¿No teme la competencia de Rock in Rio en Madrid el año que viene? R. Somos diferentes. Benicàssim es más innovador. Los dos pueden coexistir. Todos los grupos y agentes apuestan por lo seguro. Benicàssim es un festival sólido y quieren tocar con nosotros. Es una cuestión de credibilidad.

P. A veces el dinero marca la diferencia, como ocurrió con el Summercase.

R. Pero no duraron mucho, ¿no? Tampoco sería bueno que no hubiera competición. Seríamos un monopolio. Hay un buen equilibrio.

P. ¿Piensa recortar gastos para buscar más rentabilidad?

R. Estoy planeando hacerlo más eficiente. El problema es que tenemos una oficina en Madrid 12 meses al año y un festival que dura cuatro días. Quiero expandir el negocio y trabajar en otros proyectos relacionados con la música.

P. ¿Qué nuevos nombres de la música le gustan?

R. Lady Gaga y Beyoncé.

P. ¿Las invitaría al FIB Heineken?

R. No, pero sí a Madonna. Es un icono, como Prince o U2.