FIESTA VERANIEGA EN LAS PLAYETAS

  • El: 15.02.2010 20:38:00

Hay semanas en que los dioses nos agasajan con eventos rabiosamente A, como diría Carlos García-Calvo . Así fue la fiesta organizada por el periodista Javier Molins (actual director de Comunicación de RTVV), y su mujer Ana , al estilo de la Black and White Ball de Truman Capote , donde pocos eran los invitados y muchos los que decían que habían estado. El party se celebró en la casa familiar de Playetas de Bellver de Benicàssim, a escasos metros de la que ocupaba José Mª Aznar antes de que se lo llevaran a Menorca.

Ya se sabe que los periodistas pasan por ser magníficos anfitriones y mejores gastrónomos. Y Javier no defraudó. Para la ocasión, customizó el espacio con antorchas y allí acudieron en romería gente que no suele ser amiga de fiestas públicas, como el catedrático y ex director del IVAM Kosme de Barañano (con juvenil suéter sobre los hombros), y también gente muy amiga de fiestas públicas, como el empresario Vicente Montesinos (con total look negro, como Raphael). Básicamente, se juntaron apellidos con pedigrí, empresarios con polos de Lacoste, amén de la fauna canalla de la prensa que suele veranear por las costas benicenses.

Inciso. El dress code de la invitación sugería un atuendo casual; con un vestido ligero para las damas y una camisa de lino para los caballeros va que se chuta. Nada hacía presagiar que la protagonista muda de la fiesta sería la camisa de Moschino del periodista, Melchor Miralles , más comentada que el despido de Tom Cruise . Fin del inciso.

Nada más llegar nos dimos de bruces con los hermanos Quico y Nacho Gómez-Trénor . Da gusto verlos vestidos, siempre impolutos y ajenos a la ropa de tergal. Después saludamos a Cristina Ramos , Marisa Gimeno , Mª Eulogia Vidal y Tiba que hacían pandilla con Pilar Chiva , de Ópticas Visualis, y Mónica Boix , de la constructora Xiob, junto a su marido Rafa Albesa . Un poco más allá, la doctora Beatriz Sánchez nos epató con un escote vertiginoso en la espalda. Casi tan deslumbrante como el conjunto de Pablo Farnós , gerente de las termas El Palasiet, vestido de blanco como Julio Iglesias .

Sentados junto a Pablo estaban sus hermanos. De primeras vimos a Teresa Farnós , psicóloga del centro Reina Sofía. Después divisamos a Joaquín Farnós junto a su mujer la doctora Marisa Folch . Y justo detrás estaba Toni Farnós , broker de Wall Street, junto a su esposa Aila Admher , gran amiga de Bono , el cantante de U2. El pasado verano también se la vio por Benicàssim acompañada de la modelo Christie Turlington y el actor Eddie Burns . Aila iba vestida con una chilaba para despistar a los cronistas sociales que, como nosotras, no vemos más allá de un vestido cóctel.

Junto a la piscina se instaló el clan vasco de Kosme de Barañano y su mujer Sally Radic , el director de Bilbao Arte Javier Riaño y el ingeniero Pablo Otalola acompañado de Carmen Dolz , directora de Relaciones Exteriores de la Generalitat. Muy cerca de allí estaban el director del Centro de Investigaciones Príncipe Felipe, Rubén Moreno , y su mujer Rosa Mª Lladró .

Al grito de “agua”, que es lo que chillan los top manta para huir cuando viene la policía, nos lanzamos sobre la comida (all you can eat buffet), sujetando el escote palabra de honor con una mano y la Bombay Saphire con la otra. La idea era emborracharnos porque está de moda, como demuestran Mel Gibson y Victoria Beckham . Fue entonces cuando divisamos al grupo de amigos médicos con batas blancas, formado por Mª José Safont , Vicente Pla , Caridad Valero , Mª José Pascual y Ángela Cervera . Uy no, que no llevaban batas blancas. (Qué quieren, a lo lejos y sin gafas nos pareció que sí).

Antes de sucumbir a los postres los invitados se trasladaron al salón y Melchor Miralles presentó el trailer de la película sobre los GAL, protagonizada por Jordi Mollà y Natalia Verbeke , que se estrenará el próximo octubre. Como en la época dorada de Hollywood cuando la casa de Barbara Hutton acogía los pre-estrenos de las majors. Con tanto periodista suelto el debate estaba garantizado y Matías Antolín (autor de nueve libros sobre ETA) ejerció de moderador. Se nota, se siente, la prensa está presente. Por nuestra parte, súperfans de la peli desde ya. Faltaría más.

De vuelta a la terraza, el abogado José Marco Breva subió el volumen de la música, le siguió Héctor Rambla y todos a bailar como sabandijas. A esas horas ya cantábamos el “Nada de esto fue un error” y un alma caritativa nos teletransportó a casa, que sólo tenemos 12 puntos en el carnet. Unas semanas tanto glamour y otras, pura caspa.