HIPOCRATES Y LA TALASOTERAPIA

  • El: 26.12.2009 01:18:12

HIPÓCRATES Y LA TALASOTERAPIA

Desde tiempo inmemorial la humanidad ha utilizado el agua marina para el alivio y cura de las enfermedades. El uso de la talasoterapia se remonta a las civilizaciones asiria, sumeria y egipcia donde se conocían las propiedades de los baños termales para reducir la fatiga, facilitar la penetración de las sustancias curativas y mejorar la armonía entre cuerpo y espíritu.
Pero es en la cultura griega donde encontramos las primeras referencias escritas al uso curativo de las aguas marinas y más concretamente en la obra de Hipócrates.
Hipócrates nació en el año 460 A.C. aproximadamente (no se sabe con certeza donde) y murió en Larisa en el año 370 A.C. Vivió en la isla de Cos, donde era bastante conocido el uso de aguas termales beneficiosas para la salud. Padre indiscutido de la medicina moderna, su mérito fundamental fue el de desarrollar un sistema racional basado en la observación y la experiencia para el estudio de las enfermedades, cuyas causas atribuía a fenómenos naturales y no a intervenciones de los dioses o a fenómenos de tipo mágico-religioso. Fue el autor del juramento hipocrático: declaración de los principios éticos de la práctica médica.
La primera referencia al uso del agua marina como elemento curativo lo encontramos en “Sobre la medicina antigua”, tratado sobre el origen del arte médico, sus recomendaciones tocantes a la aplicación del agua y los ejercicios físicos se inscriben en la dietética. Recomienda el agua de mar para la cura de úlceras y heridas cutáneas. Para combatir los dolores reumáticos o de gota recomendaba el uso repetido de chorros de agua fría.
Pero es en el tratado: “Sobre las aguas, aires y lugares” donde más referencias hace de las aguas marinas como elemento curativo. Tiene en cuenta la influencia del medio ecológico ( clima, agua, viento y situación geográfica ) en las condiciones físicas y mentales del hombre y sus patologías.
En definitiva con Hipócrates desaparece el concepto mágico de la enfermedad en el que se usaba el agua marina como elemento purificador del alma, pero permanece el agua marina como elemento terapéutico recetando inmersiones y lavados en agua salada para tratar dolencias comunes.