Historia de EL PALASIET.

  • El: 16.03.2009 13:38:00
 

 Historia de El Palasiet

 El 19 de septiembre de 1863 llegan a Benicàssim las obras del ferrocarril de la línea Tarragona-Valencia bajo la dirección del ingeniero valenciano Joaquín Coloma Grau. Se trata de unas obras complejas, dadas la difícil orografía de la zona montañosa entre Benicàssim y Oropesa, que requieren de túneles y costosos cortes en trinchera. El señor Coloma decide, ante la belleza del lugar, construirse una villa de verano, que finaliza coincidiendo con la inauguración de la línea en el año 1887. Villa Pilar fue el nombre elegido en honor a su esposa doña Pilar Fortis Mas.

 

El año siguiente (1888) fue construida la residencia denominada Villa Práxedes, pero que popularmente recibió el nombre de El Palasiet, a las faldas del Monte Cantallops. El promotor de la obra fue el industrial valenciano D. Tomás Ferrer Navarro, casado con doña Práxedes Cubells. Posteriormente, numerosos miembros de la burguesía valenciana y castellonense elegirán Benicàssim como ubicación de veraneo, construyendo sus viviendas en el frente litoral.

 El núcleo turístico de Benicàssim, caracterizado por la accesibilidad que le proporciona el ferrocarril con el apeadero de las villas y la carretera litoral que enlaza a todas las poblaciones de la costa española, la belleza de su entorno y lo benigno de su microclima influenciado por la cordillera del Desierto de las Palmas va desarrollando un urbanismo homogéneo.

El Palasiet se convierte en el periodo entreguerras en lugar de encuentro de los veraneantes de Las Villas, dada la amplitud de sus jardines y salones y del carácter abierto e integrador de Doña Práxedes que en terceras nupcias contrae matrimonio con el ciudadano Chescolovaco Joachim Muller. En sus  amplios jardines se celebran meriendas y veladas en la que se dan cita los miembros de la comunidad estival.

 Durante la Guerra Civil española la Villas son incautadas y forman parte de un complejo sanitario con una capacidad para 3.000 camas. Únicamente la Villa El Palasiet no es requisada como el resto por ejercer su propietario, El Sr Muller, como cónsul de Checoslovaquia.

 En 1951 la familia Blanes, de Alcoy, adquiere la villa de mano de descendientes de los promotores originales, Dª Eliska Michalova Muller y Dª Práxedes Carles Cubells. La familia Blanes, que a partir de ese año comienza a disfrutar de los veranos en Benicàssim, transforma a los pocos años sus instalaciones, añadiendo más habitaciones e inaugurando el Hotel El Palasiet.

 En 1970, el Dr. Joaquín Farnós Gauchía adquiere las instalaciones y cambia el uso de las mismas hacia un hotel especializado en la utilización terapéutica de las virtudes curativas del agua de mar, la Talasoterapia, creando así el Hotel Termas Marinas El Palasiet.

 En el año 2002 concluye la reforma integral de todas las instalaciones, así como el incremento de habitaciones hasta un total de 74. Además se amplían las instalaciones de talasoterapia y de tratamientos médicos, que ocupan una superficie de 2.500 metros. Las obras  se realizan respetando al máximo el diseño y zonas verdes originales de la vivienda. Así mismo, se recuperan los restos de la villa primigenia de 1887, que actualmente se pueden ver en la antigua cafetería.

 

El año siguiente (1888) fue construida la residencia denominada Villa Práxedes, pero que popularmente recibió el nombre de El Palasiet, a las faldas del Monte Cantallops. El promotor de la obra fue el industrial valenciano D. Tomás Ferrer Navarro, casado con doña Práxedes Cubells. Posteriormente, numerosos miembros de la burguesía valenciana y castellonense elegirán Benicàssim como ubicación de veraneo, construyendo sus viviendas en el frente litoral.

 El núcleo turístico de Benicàssim, caracterizado por la accesibilidad que le proporciona el ferrocarril con el apeadero de las villas y la carretera litoral que enlaza a todas las poblaciones de la costa española, la belleza de su entorno y lo benigno de su microclima influenciado por la cordillera del Desierto de las Palmas va desarrollando un urbanismo homogéneo.

El Palasiet se convierte en el periodo entreguerras en lugar de encuentro de los veraneantes de Las Villas, dada la amplitud de sus jardines y salones y del carácter abierto e integrador de Doña Práxedes que en terceras nupcias contrae matrimonio con el ciudadano Chescolovaco Joachim Muller. En sus  amplios jardines se celebran meriendas y veladas en la que se dan cita los miembros de la comunidad estival.

 Durante la Guerra Civil española la Villas son incautadas y forman parte de un complejo sanitario con una capacidad para 3.000 camas. Únicamente la Villa El Palasiet no es requisada como el resto por ejercer su propietario, El Sr Muller, como cónsul de Checoslovaquia.

 En 1951 la familia Blanes, de Alcoy, adquiere la villa de mano de descendientes de los promotores originales, Dª Eliska Michalova Muller y Dª Práxedes Carles Cubells. La familia Blanes, que a partir de ese año comienza a disfrutar de los veranos en Benicàssim, transforma a los pocos años sus instalaciones, añadiendo más habitaciones e inaugurando el Hotel El Palasiet.

 En 1970, el Dr. Joaquín Farnós Gauchía adquiere las instalaciones y cambia el uso de las mismas hacia un hotel especializado en la utilización terapéutica de las virtudes curativas del agua de mar, la Talasoterapia, creando así el Hotel Termas Marinas El Palasiet.

 En el año 2002 concluye la reforma integral de todas las instalaciones, así como el incremento de habitaciones hasta un total de 74. Además se amplían las instalaciones de talasoterapia y de tratamientos médicos, que ocupan una superficie de 2.500 metros. Las obras  se realizan respetando al máximo el diseño y zonas verdes originales de la vivienda. Así mismo, se recuperan los restos de la villa primigenia de 1887, que actualmente se pueden ver en la antigua cafetería.