Introduccion

  • El: 09.09.2013 17:10:21

Hemos añadido una nueva categoría a nuestro blog la cual dedicaremos a hablar de las distintas Villas de Benicàssim y donde dedicaremos un artículo a cada una de ellas.

Para el que no las conozca Las Villas de Benicàssim son un grupo de casas de estilo clásico que se encuentran frente la playa del Voramar en Benicàssim, provincia de Castellón. El primero en construirse una Villa en este paradisiaco lugar fue el ingeniero Joaquín Coloma, el cual trabajaba en la construcción de la vía férrea que uniría las poblaciones de Benicàssim y Oropesa. Debido a los largos periodos de tiempo que debía pasar en verano en esta zona decidió hacerse con los terrenos cercanos a la playa donde empezaría a construir la primera Villa a la que daría un uso estival.

La edificación de las primeras Villas empezó a realizarse en 1879, justo las mismas fechas en las que empezó a construirse El Palasiet, cuyos primeros titulares fueron los valencianos doña Práxedes y Don Tomás, aunque esta villa siempre estuvo desligada del conjunto que acabarían formando el resto de Villas, pese a estar situada a escasos 50 metros.

La construcción de estas primeras Villas atrajo a los conocidos de Joaquín Coloma a hacerse también una Villa en este paradisiaco lugar frente al Mediterráneo emergiendo en pocos años multitud de Villas, entre cuyos inquilinos se encontraban algunas de las personalidades más importantes de Valencia y Castellón.

Durante estos primeros años de existencia Las Villas fueron para Benicàssim un escaparate de moda, glamour y modernidad. La vida aquí transcurría en el plano de lo fantástico e irreal. Los invitados, las meriendas y varietés, las charlas políticas, los famosos, las operetas, las obras de teatro… Mientras tanto, el resto de los mortales asistían con asombro a las novedades que llegaban cada verano: los primeros y ruidosos coches fueron recibidos con fascinación y temor, los estrafalarios trajes de baño dieron paso a la sorna y al divertimento, el primer bikini escandalizó y puso rojo a más de uno.

Incluso la Guerra Civil tuvo su lugar en Las Villas, donde los brigadistas convirtieron este lugar en un utópico refugio cultural y hospitalario. Fue en esos años cuando personalidades como Ernest Hemingway, Henry Cartier-Bresson o John Dos Passos, retrataron la guerra para periódicos y revistas de todo el mundo. Milicianos heridos se recuperaban de sus heridas escuchando de fondo las alas del Mediterráneo, al tiempo que periodistas americanas como Marta Gellhorn enviaban las crónicas a su país.

Cineastas, literatos y escritores de todas las épocas han sucumbido a la belleza de las Villas y han convertido el lugar en el escenario de sus obras. El cineasta Luís García Berlanga y el escritor Manuel Vicent han plasmado con un fino sentido del humor el ambiente social que aquí se vivió.