La Diputacion: la impulsora de la Universitat Jaume I de Castellon

  • El: 09.12.2011 17:59:15

Cuando en 1977 tuve el honor de presidir la corporación provincial me encontré con el gravísimo asunto de que el antiguo CUC estaba a punto de desaparecer. El 30 de septiembre de 1980 terminaba la vigencia del contrato de cesión de precario, del edificio destinado a Seminario Mayor Diocesano “Mater Dei” para ocupación del CUC. Se suscribe un contrato nuevo con obligaciones del Patronato del CUC que dependía de la Diputación la realización de una serie de obras de reparación con objeto de dejar los locales en el estado que se encontraron antes de la cesión y de asunción de la deuda pendiente con la diócesis por importe de 6 millones de pesetas según dispone la cláusula segunda del contrato que yo encontré en la Diputación de 10 agosto de 1978. Dice el contrato que la deuda se haría efectiva en 2 plazos del 50% (3.000.000 pesetas en 1980 y otros 3.000.000 de pesetas en 1981.

Es decir, en aquel momento el CUC como inquilino del antiguo seminario estaba desahuciado y en la calle, sin local para impartir clases. Además las relaciones de Patronato del CUC, presidido entonces por Vicente Petit y el obispado (Monseñor Cases) eran de ruptura total.

Recuerdo que la semana antes de las elecciones municipales de 1979 en hoja parroquial, en las parroquias de Castellón, había un tremendo manifiesto contra Vicente Petit, candidato a la alcaldía, que tuvo su reflejo en el resultado electoral. Por otro lado, en el propio seno del antiguo seminario había hasta edificios con alambradas que dividían el CUC y las que había continuando utilizando la Diócesis. Casi una guerra.

Tras una negociación, que calificara de dificilísima, una tarde en el palacio episcopal, le prometí al sr. Obispo, después de haber recibido amenazas de excomunión en una carta abierta a mi persona en la COPE, en la que actuó como testigo el periodista Eduardo Mas de que el contrato firmado por la anterior corporación sería totalmente cumplido, como así se hizo; se nombró un nuevo patronato presidido por Alfredo Pascual del que formaba parte Vicente Vilar, también diputado provincial y Miguel Bellido Ribes, concejal del ayuntamiento de Castellón, Agustín Escardino José Quesada y Julio Medina (profesores del CUC) y como representantes de los padres de alumnos Ernesto Ribes Ferrer, Ramón García Beltrán y Mercedes García Gasulla.

El CUC no había muerto pero agonizaba sin local y sin financiación, si tenemos en cuenta que el presupuesto de la Diputación en 1980 era de 1.860.000 de pesetas.

Por eso la primera decisión fue integrar el presupuesto del CUC en el de la universidad de Valencia. Para ello realizamos un viaje a Madrid y acompañados por Jaime Lamo de Espinosa, entonces ministro de agricultura del gobierno Suárez y diputado por Castellón, visitamos al ministro de Hacienda Garcia Añoveros y conseguimos que el CUC fuese financiado por el gobierno de España. En aquel momento el total de estudiantes era de 353 alumnos que cursaban química, matemáticas, geografía e historia, filología, filosofía y educación.

Tras la consecución de la financiación, que soportaba difícilmente la diputación afrontamos la necesidad, de crear un campus universitario que albergase el CUC y más tarde la futura universidad de Castellón (hoy la UJI).

Hubo 3 zonas posibles para situar ese campus: Almazora en razón de su ubicación era la que mas acercaba los estudios universitarios a la gran concentración demográfica de la Plana. En segundo lugar se estudió la posibilidad de que el campus fuese ubicado entre Castellón y Benicassim, con el objeto de poder aprovechar los miles de apartamentos vacíos durante el curso escolar por los estudiantes de la provincia. Dada la gran cantidad de propietarios y el tiempo que se necesitaba para expropiar una extensión de miles de metros cuadrados que se necesitaban, pronto quedó descartada está ubicación de Almazora y Benicassim.

Tras una entrevista con Antonio Tirado, alcalde de Castellón, en un plazo breve de tiempo Tirado cedió a la Diputación el actual campus de la carretera de Borriol, donde se realizó una gran reserva de terrenos para la futura universidad y se recalificaron solares para urbanizar y construir las viviendas donde en el futuro podrán vivir los universitarios. Una sola propiedad que pertenecía a una conocida familia reunía todos los requisitos: brevedad en el tiempo y comienzo de la obra del primer edificio la facultad polivalente que fue aprobado el 30 septiembre de 1987 y ser trasladados a este edificio (hoy escuela de idiomas) los estudios de geografía, filología, filosofía, matemáticas y química.

Con objeto de darle mayor empuje por la mayor cantidad de alumnado, la diputación y el rector de la universidad de valencia (prof. Colomer) se firma un convenio para impartir el primer ciclo de Derecho en el nuevo campus de la carretera de Borriol. Tras la primera piedra ese campus con el nuevo edificio fue inaugurado con la asistencia del secretario del Estado de Universidades del gobierno de UCD Sr. Cobo del Real.

La diputación pues había conseguido integrar el CUC en los presupuestos del Estado, y la creación del campus, y, construir un edificio de más de 11.000 metros cuadrados con un coste de 350.000 ptas (un 25% del presupuesto de la Diputación) y gracias al rector Colomer que se impartiese Derecho en Castellón. Con ello se sobrepasaban los 1000 alumnos.

Más tarde se proyectó y salió a concurso de adjudicación un segundo edificio para letras que finalizó el presidente de la siguiente diputación Francisco Solsona del PSOE.

Ya a pleno rendimiento del campus, la diputación creo para la investigación y desarrollo tecnológico el instituto de tecnología cerámica. Se unificó en el recinto universitario los laboratorios de los ingenieros industriales “Sebastián Cardi” dirigido por el ingeniero Rodríguez Zunzarren y el del propio CUC, al frente del cual estaba el profesor Escardino, profesor de química. Este instituto de investigación cerámica fue dirigido desde su fundación po el ingeniero Victor Falomir, y a él se dedicaron más de 1.000 metros cuadrados. Con estos antecedentes del CUC que supuso grandes inversiones económicas para la Diputación, un 25% de su presupuesto inicial, entre los edificios construidos y la implantación de los estudios de derecho a costa económica de la diputación, se creo el campus de la carretera de Borriol, hoy todo un barrio de Castellón y en el día de su inauguración con la asistencia del profesor Cobo del Real, secretario del Estado de universidades en el gobierno de UCD, se colocó una placa que dice: “Este campus universitario ha sido construido por la Diputación como aportación intelectual y humana a la cultura”.

Aquella corporación provincial del 79 al 82 hizo pocas carreteras pues prefirió crear lo que hace unos días Miguel Pastor define como el embrión de la universidad Jaime I.

El CUC se convirtió en la actual UJI, tras un largo proceso político y social. Fue la sociedad civil de la provincia de Castellón y sus instituciones, la que presionó a la Generalitat para conseguir la universidad a la que se resistió. En septiembre de 1985, presenté en un acalorado debate en las Cortes Valencianas, la petición de la Universidad de Castellón. Tanto el conseller Ciscar como el rector de la Universidad de Valencia, prf. Lapiedra se opusieron en reiteradas ocasiones como consta en las actas de las cortes valencianas. Finalmente la continuada demanda de los estudiantes y profesores castellonenses del CUC y de toda sociedad civil al conseller Escarre no le quedó más remedio que en las Cortes se aprobase por ley autonomíca la universidad de Castellón. Políticos como el primer rector de la UJI, profesor Michavila, Daniel Gozalvo, Ernest Navas, y yo mismo, en unas inolvidables reuniones, en el Rialto conseguimos poner en funcionamiento nuestra UJI, en Penyeta Roja de la diputación provincial, que fue la primera sede de la UJI.

Joaquín Farnós Gauchía Ex-Conseller de Sanitat de la Comunitat Valenciana y propietario del balneario de talasoterapia Termas Marinas El Palasiet de Benicassim