LA TALASOTERAPIA Y LA HIDROTERAPIA EN LA EDAD MEDIA

  • El: 26.10.2010 20:22:37
Tras las épocas de esplendor que vive la talasoterapia en Grecia y Roma siendo una parte muy importante de la medicina durante las mencionadas culturas, con la llegada de la Edad Media la talasoterapia vive una época de gran ostracismo.

En la Europa cristiana se da un paso atrás, se abandona el culto al cuerpo y a la higiene y los conocimientos adquiridos en todos esos años atrás son encerrados en los monasterios y olvidados. Tendremos que esperar hasta los siglos XV y XVI para asistir al resurgimiento de la hidroterapia .

No obstante este decrecimiento no se dio en el mundo árabe: entre los siglos IX y XV surge un gran desarrollo en el campo de la medicina, manteniéndose el culto al agua. Algunos médicos árabes retoman las teorías greco-romanas sobre el uso del agua del mar para el tratamiento de enfermedades.

El Islam consideraba la hidroterapia como algo prestigioso, Mahoma consideraba muy importante la higiene y los cuidados corporales de agua. Pero son, sin duda son los médicos Rathes y Avicena los mayores desarrolladores de la hidroterapia como técnica curativa con la toma de baños, bebidas y aplicaciones locales en quemaduras, viruela y hemorragias. La necesidad de purificación ritual previa a la oración hace que en esta cultura el agua sea un elemento imprescindible. Este rito podía ser menor realizándose en las propias casas y se denominaba Wudu o mayor, necesitándose el baño y éste se realizaba en un lugar llamado Hamman. El Hamman se realizaba en un edificio diseñado a tal efecto y se hallaba en las cercanías de las mezquitas, ya que existía un vínculo religioso entre ambos. En España los Hammas cobraron gran importancia pero con la reconquista y la persecución que se generó contra la cultura islámica, la higiene corporal pública fue considerada motivo de sospecha y acto de fe.

En el siglo XV y principios del XVI se inicia una nueva idea contraria al espíritu religioso de la Edad Media. Con el descubrimiento de la imprenta y la difusión de la cultura se redescubren los escritos de griegos y romanos, poniéndose las bases del renacimiento que se dará en el siglo XVII en la hidroterapia y en el XVIII la talasoterapia.