TALASOTERAPIA GOLF. LA TALASOTERAPIA APLICADA AL GOLF

  • El: 22.11.2010 13:26:19

En nuestro primer capítulo de la serie de artículos del blog del Palasiet dedicados a la talasoterapia y el deporte habíamos hablado de las tres diferentes facetas que tiene la talasoterapia en su aplicación al mundo deportivo.


talasoterapia golf

En este nuevo capítulo hablaremos del uso de la talasoterapia y otros tratamientos de balneario en la cura de las lesiones de los golfistas.

Las lesiones más comunes del jugador de golf se localizan en:

El cuello: es una zona importante de lesiones en este tipo de deporte, sobretodo, como fuente de dolor, tras la espalda. A las patologías de la vida diaria se le agregan los esfuerzos en la postura estática y dinámica del Swing. .

La columna vertebral: es la lesión más común del jugador. Las estadísticas indican que el 52% de jugadores hombres, y el 45% de jugadoras mujeres practican este deporte con alguna molestia en la espalda. Algunas patologías parten de cierta malformación en los pies y desviaciones del ráquis que muchas veces determinan desequilibrio en el swing. Otras alteración es de los discos vertebrales, durante la rotación de las vértebras durante la acción del downswing.

El hombro: Todas las estructuras que actúan sobre la articulación del hombro (capsular-tendinoso-muscular y aponeurótico) se relacionan anatómica y funcionalmente con las distintas dolencias que puede llegar a sufrir el jugador. Las más comunes son: la tendinitis del hombro y las patologías del manguito rotador. La artritis (inflamación de los elementos peri articulares) y la artrosis (degeneración no inflamatoria de los tejidos articulares, como desgaste de los cartílagos) afectan particularmente a los hombros del golfista.

El codo: las patologías del codo, son habituales entre los golfistas. Las dos más comunes que afectan al jugador son: La epicondilitis: es en realidad una epicondialgia, que comienza de una manera insidiosa produciendo, al principio molestia y luego, una sensación de dolor en la parte superior y externa del codo. La epitrocleitis: se trata de una inflamación en la epitróclea (tuberosidad osea situada en la zona inferior del borde interno del humero) donde se insertan un grupo de músculos que realizan distintas acciones en la articulación del codo (palmar mayor, palmar menor, pronador redondo, etc.). Esta dolencia es comúnmente llamada “codo del golfista” y se desarrolla en forma similar a la anterior.

La muñeca: en el jugador de golf la mayoría de las patologías de muñeca se originan en una tenosinovitis, que se produce por la inflamación de las vainas por las que se deslizan los tendones. O en alguna tendinitis producida por micro traumatismos debido a tantos impactos en la practica o en el juego que también pueden afectar a los ligamentos.

La cadera: esta articulación, en raras ocasiones puede sufrir lesiones originadas por la rotación violenta de la pelvis durante el swing. Dicha acción puede afectar al ligamento isquiofemoral, pero las más comunes son las músculo tendinosas, fáciles de recuperar y prácticamente inexistentes en jugadores debidamente entrenados.

La rodilla: el jugador de golf durante el swing y, en el momento del impacto, descarga la mayor parte del peso sobre la pierna izquierda: de aquí la posibilidad de sufrir algias diversas. Este es un listado de la lesiones mas típicas de un deportista que se dedique a la practica del golf, aunque nunca descartamos ninguna otra patología como desgarros musculares, esguinces…

talasoterapia

Una vez se tiene el diagnostico, el tratamiento debe de ser conservador. Engloba reposo deportivo, muñequeras, vendajes, pomadas, antiinflamatorios orales, calor seco suave o hielo en función de la inflamación, y finalmente tratamiento rehabilitador. Dentro del tratamiento rehabilitador, la electroterapia (ultrasonidos, láser, microondas) son muy buenas opciones.

El tratamiento no quirúrgico es el paso anterior al paso por quirófano para la recuperación de una lesión. Este tratamiento tiene tres partes principales: protección, disminución de la inflamación, y fortalecimiento de los músculos y tendones.

1- Protección:
 Incluye
• Reducir las actividades causantes de dolor: todo aquel movimiento continuado mal ejecutado causa a la larga dolor.
• Modificar aquellas actividades que agravan el dolor
• Disminuir el tiempo o intensidad de la actividad
• Realizar siempre un correcto calentamiento de la musculatura corporal.
• Realizar descansos y correctos estiramientos Otros métodos de protección son la utilización de una codera elástica o una férula de muñeca y ocasionalmente la inmovilización con yeso.

2- El segundo componente del tratamiento no quirúrgico se dirige a disminuir la inflamación del tendón, disminuir el dolor y mejorar la funcionalidad de la zona, es la parte mas relacionada con las acciones beneficiosas del agua de mar, la talasoterapia

Esto podemos conseguirlo con distintas modalidades de rehabilitación:

.Masajes terapéuticos realizados por personal cualificado, siempre pensamos en masajes secos realizados en una cabina que para tratar la lesion son muy adecuados, pero es importante destacar la rehabilitación funcional de una zona lesionada inmersa en una piscina de agua de mar a una temperatura que nosotros llamamos indiferente que es la temperatura corporal entre 36-37ºC. La rehabilitación se realiza con el fisioterapeuta y el paciente en la piscina, teniendo en cuenta que un cuerpo en el mar apenas pesa el trabajo que se realiza para recuperar esa lesión es más fácil de ejecutar y si sumamos la acción analgesica, antiinflamatoria y relajante que de por si tiene ya el agua de mar, el tiempo de evolución de dicha lesión es menor.

.Empleo de técnicas de electroterapia: Ultrasonidos, láser, microondas, magnetoterapia, técnicas con un alto poder analgésico y antiinflamatorio. Son técnicas aplicadas localmente es decir concretamente en la zona lesionada y dependiendo de la zona de la lesión aplicaremos unas u otras. Técnicas que se realizan muchas veces combinadas con otros tratamientos.

.Aplicaciones y uso de lodos terapéuticos. Tienen diversas denominaciones dependiendo de la cantidad de componente solidó o liquido se pueden llamar: barros, lodos, fangos, limos, turbas, biogleas, sapropeli, gyttja. Se emplean para problemas articulares y musculares con propiedades cicatrizantes, analgésicos, hidratantes. Las técnicas de aplicación de los lodos son diversas: en forma de baños, inmersión en arcilla o diluida en el agua de baño, envolturas extiende la arcilla sobre la piel, se envuelve la zona con un plástico y se tapa con una manta caliente, cataplasmas extender la arcilla sobre las zonas que queramos tratar, compresas: mezcla de arcilla y agua que luego se envuelve con un plástico.

3- El tercer paso terapéutico es el fortalecimiento de la musculatura, un programa de estiramientos puede ser útil por disminuir la tensión del músculo sobre el tendón afecto. Los estiramientos incluyen el brazo afecto, así como el cuello, parte superior de la espalda y hombro, mano, muñeca, antebrazo y tríceps. Tendremos siempre en cuenta la orientación de un buen fisioterapeuta para saber como correctamente debemos realizar estos estiramientos y el calentamiento de nuestros grupos musculares.

Artículo talasoterapia golf de la Doctora Mercedes Mascarell